TERAPIAS DE NARIZ ROJA

 

Pepa Astillero Fuentes. Actriz y fundadora de Pupaclown

Méritos: Premio Nacional de Artes Escénicas para la Infancia y la Juventud a Pupaclown

 

 

La vida de Pepa Astillero se nutre a partes iguales de su vena interpretativa y cómica y de su ‘neuroconexión’ con el mundo infantil. «Los niños son agua transparente, lógicos, comunicación directa. Todos deberíamos vivir como si fuéramos niños». Esta actriz ya supo desde pequeña a qué quería dedicarse cuando sus padres la llevaron a ver un espectáculo. El teatro infantil y cómico fue su elección y su participación en la Expo 92 le abrió el camino del ‘clown’ con Eric de Bont.
A partir de ahí, todo ha ido rodando, que no rodado, hasta llegar el «premiazo» a Pupaclown por «convertir el humor y la técnica del clown en elemento transformador» y por «la fundación de un espacio de exhibición, creación y formación para la inclusión, la diversidad y la convivencia». Un ejemplo de lo que deberían atender todos los centros escénicos.
No olvida que el impulsor fue el jefe de Cirugía Pediátrica de La Arrixaca, Miguel Ángel Gutiérrez Cantó; que su existencia se debe a la generosidad de todo el hospital -«ha sido trabajo en equipo»-; que todos los que han pasado por Pupaclown «han dejado su granito»; que «aquí tienen que trabajar los mejores»; y que es imprescindible «gente con fuerzas para intentar transformar las cosas».
Aunque no daría un paso atrás, confiesa que los números del centro escénico no salen, lo que les exige dedicar mucha energía a captar subvenciones para evitar su cierre inminente. Pero también recuerda cómo se embarcaron sin pensarlo la compañía Fábula, su numerosa familia y una legión de amigos.
Pupaclown es más que ‘payasos de hospital’, que ya es bastante. Ahora, con Psicología estudian la transformación social de los participantes en los talleres de inclusión: «Es una regla de tres simple: si te quieres a ti mismo, puedes querer a los demás, y de aquí salen reseteados, se sienten importantes y capaces». Presume del banco solidario, para niños y familias sin recursos; y de poder dar solución a los problemas de accesibilidad de todos los niños para que compartan espacio con quienes no los tienen. «¿Qué cuesta que un niño sea feliz? No tiene precio, debería ir con la vida».

 

TEXTO: Pepa García.
FOTO: Martínez Bueso.