EL ARTE DE SER LA NÚMERO UNO

 

Alicia Sempere Marín. Estudiante

Méritos: Número uno en los Premios Nacionales de Bachillerato

 

 

 

Si se pierde, búsquenla en el jardín del palacio islámico-mudéjar del emir murciano Ibn Hud. Los siglos de historia y resquicios islámicos, góticos y barrocos del monasterio de Santa Clara tienen el poder de reconciliar con el mundo a Alicia Sempere, la mejor alumna de España en los Premios Nacionales de Bachillerato que concede el Ministerio de Educación. Ni Medicina, ni Arquitectura. La estudiante número uno del país decidió hacer de su pasión profesión, y hoy estudia segundo curso de Historia del Arte en la Universidad de Murcia, donde revalidó el curso pasado la difícil prueba de ser la mejor con un pleno de matrículas de honor en todas las asignaturas.
Su esfuerzo y excelencia, que compatibiliza sin darse importancia con las salidas y conciertos de fin de semana, la liberan por méritos propios del pago de las tasas académicas, que reivindica gratuitas para todos los estudiantes que no puedan asumirlas, disgustada con la idea de que alguien pueda quedar en el camino por falta de recursos.
El futuro con escalas en Reino Unido e Italia que planea a corto plazo no lo concibe Alicia Sempere sin entusiasmo ni pasión por lo que hace, los estímulos que la llevan a darlo todo cuando se acercan los exámenes. Un ‘erasmus’ en Inglaterra para perfeccionar el inglés y conocer de primera mano otros métodos educativos que han despertado su curiosidad innata se presentan como el plan más inmediato, el próximo curso. Al siguiente, quizá la encuentren en Milán o Turín, en los museos que sueña desde niña, cuando a los doce años pidió a sus padres que la matricularan en la Escuela Oficial de Idiomas para estudiar italiano.
Sin reservas para hacer la maleta con destino a cualquier país que le ofrezca un futuro profesional relacionado con el arte, Alicia Sempere no pierde ocasión para recordar a los políticos que la cultura y la educación públicas no son un gasto, sino una inversión de la que depende el futuro de todos. Motivada, ha encontrado en sus profesores de la Universidad de Murcia el estímulo que ya disfrutó entre los docentes del instituto Infante Don Juan Manuel de Murcia, su ciudad, un tesoro patrimonial e histórico que, le pesa, es desconocido para muchos de sus vecinos.

 

TEXTO: Fuensanta Carreres.
FOTO: Vicente Vicéns.