El superhéroe de Yoel

 

Óscar Girón Vallejo. Cirujano pediátrico

Méritos: Ha realizado la primera intervención quirúrgica en la sanidad pública regional con ayuda de tecnología 3D

 

Los superhéroes no solo están en los tebeos. Algunos llevan pijamas verdes y luchan contra el cáncer en el Materno Infantil de La Arrixaca. La tecnología de última generación, un equipo humano de primera y los avances en los tratamientos son sus armas. Pero su mayor superpoder es la pasión y el esfuerzo con los que tratan de liberar del cáncer a todos y cada uno de los niños que entran al quirófano. Óscar Girón, médico adjunto de la Unidad de Cirugía Torácica y Oncología Pediátrica, es uno de estos superhéroes. Lo es, desde luego, para Yoel, un bebé de diez meses con nefroblastoma bilateral al que Girón y el también cirujano Ramón Ruiz Pruneda intervinieron el pasado mes de enero. El reto era enormenente complejo. Los dos riñones de Yoel estaban siendo devorados por sendos tumores, y extirparlos requería de precisión absoluta: había que salvar en lo posible la función renal sin correr el riesgo de dejar células malignas. ¿Cómo lograrlo? Óscar Girón pasó noches sin dormir buscando una solución, hasta que dio con una empresa murciana -Cella Medical- que se ha lanzado a la reproducción mediante tecnología 3D de órganos y tejidos. La compañía imprimió una reproducción a escala de los riñones de Yoel a partir de imágenes de resonancia magnética. Girón pudo así estudiar y repasar la operación antes de entrar en el quirófano. La intervención fue un éxito. El cáncer, sin embargo, sigue siendo un peligroso enemigo contra el que queda mucho por hacer, así que el equipo de Cirugía Pediátrica piensa ya en cómo seguir dotándose de nuevos y más eficaces superpoderes. La realidad aumentada podría ser el siguiente paso. Pero Óscar Girón, gaditano afincado en Murcia desde hace once años y padre de dos hijas, es consciente de que, a veces, ni la alta tecnología ni su demostrada pericia son suficientes para derrotar al cáncer. Su trabajo se convierte, en esas ocasiones, en una durísima experiencia. «Decía Gregorio Marañón que donde no llega el saber, llega el amor», recuerda Óscar. Es en esos momentos, cuando se sienta en la cabecera de la cama y coge de la mano a sus pequeños pacientes, cuando demuestra en qué consiste, de verdad, ser un superhéroe.

 

TEXTO: Javier Pérez Parra.
FOTO: Martínez Bueso.