El testamento de Claver

 

José Manuel Claver. Expresidente de Scrats

Méritos: Principal defensor del agua para la Región

 

El glosario de méritos de José Manuel Claver marca un antes y un después en la lucha por el agua y el respeto a la legalidad. Su gestión fue más allá de la mera reclamación de caudales para los regadíos del Sureste cada vez que tocaba decidir un desembalse del Tajo al Segura, ya que creó escuela y jurisprudencia dentro de la extensa legislación española sobre aguas. Claver siempre tuvo clara la divisoria entre el derecho al agua y la accidentada gestión diaria en la única cuenca estructuralmente deficitaria de España. Sin duda, se dejó la vida en esta misión, compaginando durante muchos años la dolencia que llevaba encima con una actividad incesante y vigorosa.
Su enfermedad y sus creencias, lejos de debilitarle, le daban fuerzas para abrir caminos, con una independencia respecto del poder político de turno que provocó numerosos roces. Un mérito más. Dejó sobre la mesa un estudio técnico pormenorizado para redotar el acueducto, un nuevo intento cuyo futuro está por escribir.
Muchos de los logros del Sindicato Central de Regantes del Tajo-Segura, ante los tribunales y la Administración hidráulica, repercutían directamente en los abastecimientos. Claver estuvo comprometido con el Trasvase desde el primer día, cuando empezó a trabajar en la Comunidad de Regantes del Campo de Cartagena allá por el año 1979. Su autoridad en la materia y sus amplios conocimientos legales le permitieron ganar muchas batallas, pero los elementos y su repentino fallecimiento dejaron su misión encauzada aunque sin culminar.
Era implacable con el Gobierno a la hora de defender lo que en justicia correspondía a todos los usuarios, y no solo a los del Sureste. Sabía que todos los territorios tenían que salir ganando. El Trasvase trasciende a la mera interconexión de cuencas, puesto que creó una industria agroalimentaria de primer orden y puso a la Región de Murcia, Alicante y Almería a la vanguardia mundial en la gestión de los recursos y la modernización de los regadíos.
Claver deja un testamento de éxito y una orfandad que aboca al Sindicato a una nueva etapa de la mano de Lucas Jiménez. Puso unos cimientos sólidos basados en la unidad de las ochenta comunidades de regantes del Sureste, junto a un reconocimiento social difícil de igualar.

 

TEXTO: Manuel Buitrago.
FOTO: Javier Carrión.