A Yoel nos lo presentó en ‘La Verdad’…

el periodista Javier Pérez Parra. Fue un gusto conocerle, una gran noticia, protagonizada por esa gente tan importante de a pie, de las que te levantan el ánimo, ponen una esperanzadora pica en Flandes y te dejan el cuerpo, que tan a menudo no gana para sustos, luciendo una sonrisa. Yoel tenía diez meses cuando, veinte días después de nacido este 2016 que se está despidiendo de la Región con una bacanal de aguas torrenciales, entró en el quirófano. El panorama estaba negro azabache, porque a Yoel los oncólogos le habían detectado un traicionero tumor de Wilms, un mal que afecta a uno de cada 250.000 bebés. Y le tocó a él. El lado positivo es que Yoel estaba en buenas manos, las de los cirujanos pediátricos del Hospital Virgen de la Arrixaca, que no escondían entre ellos su acojone. No era para menos: el cáncer afectaba a sus dos diminutos riñones; el tumor del derecho rondaba los 4 centímetros cúbicos, y el del izquierdo alcanzaba los 10, de tal modo que prácticamente el órgano estaba a punto de ‘desaparecer’. Fue toda una apasionante odisea, una amarga aventura -en su origen- que acabó en final feliz. Y en ello tuvo mucho que ver Óscar Girón, que dirigió el equipo que nos trajo, a todos, a Yoel de vuelta de un viaje que parecía dirigirse veloz al peor de los destinos.
Yoel anda ahí, tan pequeño y tan grande, poco a poco adaptándose a una vida que no le resultará fácil, pero es un campeón. Y Óscar Girón es uno de los veinte ‘Murcianos del año’ 2016, elegidos por la redacción y la dirección de este diario para aplaudirles sus esfuerzos y darles las gracias por los buenos momentos -de vencer dificultades, de asumir riesgos y de dar ejemplo de superación y de trabajo bien hecho, responsable y generosamente llevado a cabo- que nos han proporcionado a lo largo de estos doce meses.
No ha sido un año fácil, pero es mucha la gente de esta Región que ha sabido estar a la altura y no dejarse arrastrar por la corriente de apatía, conformismo y desencanto que, a poco que decidas bajar los brazos, que lo des todo por perdido o que caigas en la tentación de decidir situarte al margen de todo, te aniquila con una fuerza de titán.
Malos tiempos para nuestros recursos naturales, más nos vale ir espabilando. Este año que concluye ha sido, por lo que a medio ambiente e imagen turística se refiere, de alto voltaje negativo. Nunca habíamos visto una imagen del Mar Menor tan alarmante: por degradado, herido de muerte.
La situación a la que se ha llegado, una vez saltadas en tropel todas las alarmas, hacía que costase reconocerlo en estos versos del cartagenero José María Álvarez: «Cuando llegan los días de las grandes calmas, /el Mar Menor parece la más delicada pintura sobre seda. Cuando llegan los días de las grandes calmas, sientes la mar llamándote». Chungo asunto: lo que fue un paraíso, un Edén salado, un regalo natural, se confunde con el caos, el despropósito, el futuro incierto y las orillas sucias. Ha llovido sobre mojado, porque del estallido al que podría llegarse se venía advirtiendo, por parte de los expertos, desde hace mucho tiempo precioso perdido. De nada sirvió. Trasládense conmigo a agosto de 1998; ese verano, Domingo Jiménez Beltrán, entonces director de la Agencia Europea de Medio Ambiente, dijo públicamente: «El Mar Menor ya ha estallado». Sí, eso es, parece que hemos tardado más de la cuenta en ver lo obvio. Pero también parece que una parte de la sociedad empieza a despertar; ha sido 2016 un año de ciudadanos implicados directamente en la denuncia de problemas y en su disponibilidad a colaborar en la busca de soluciones.
El Mar Menor ha agitado conciencias -aleluya-, y por suerte hemos podido asistir a iniciativas de la sociedad civil tan elogiables como la protagonizada por los integrantes de la activa plataforma Pacto por el Mar Menor, así como a actuaciones particulares como la de la joven bióloga archenera Cristina Marín, quien consiguió llevar a la Asamblea Regional 150.000 firmas, recogidas durante el mes de agosto a través de www.change.org, solicitando que se «tomen medidas urgentes para la regeneración del Mar Menor». Y el caso es que parece que el Gobierno de Pedro Antonio Sánchez, que anda como puede haciendo equilibrios parlamentarios, asegura solemnemente estar tomándose el problema realmente en serio.
Como se han tomado en serio sus responsabilidades, vocaciones y sueños por cumplir las siete mujeres, once hombres -entre ellos José Manuel Claver, tristemente fallecido en septiembre, y cuya última entrevista con él publicada en ‘La Verdad’, realizada en julio por Daniel Vidal y titulada «Me daban tres meses de vida hace 20 años», causó un gran impacto-, un grupo musical y una pareja de hermanos bodegueros. Veinte ‘Murcianos del año’ 2016 que, desde este ‘rincón exquisito’ del mundo al que canta Second, parecen haberle hecho caso a los músicos y han lanzado «un mensaje para todo el universo»: ¡Inténtalo!
Un ‘rincón exquisito’ al que sueña con volver para quedarse, y por eso le ha encargado a Álvaro Siza, Premio Pritzker 1992, la construcción en su pueblo de una casa-estudio que hará historia, el artista muleño Cristóbal Gabarrón: «Es hora de volver al origen, a mi tierra…; lo necesito. Misteriosamente, sé que es mi destino». Como lo es para todos los que hacemos diariamente este periódico, por el que se informan 83 de cada 100 lectores de prensa en la Región, seguir luchando por ofrecerles un periodismo de calidad, independiente, plural y lo más ameno posible. Y no crean que es tarea fácil, sobre todo en un tiempo en el que, como describe nuestro director, Alberto Aguirre de Cárcer, «resulta escalofriante para las sociedades democráticas que el Diccionario de Oxford haya elegido como palabra del año ‘Posverdad’, un término usado para ‘denotar circunstancias en que los hechos objetivos influyen menos en la formación de la opinión pública que los llamamientos a la emoción y a la creencia personal’». Un tiempo en el que es preciso estar alerta si no queremos que todos aquellos interesados en manipular y mentir a esta llamada ‘sociedad de la información’, aprovechando, paradójicamente, su creciente y peligrosa debilidad crítica, se salgan airosamente con la suya.
Pero brindemos ahora, ¡con vino, por favor!, por los ‘20 murcianos del año’ 2016 con los que se encontrarán a continuación en estas páginas, fotografiados por Enrique Martínez Bueso, arropados por el diseño de Mar Saura,y explicados sus méritos por periodistas y colaboradores de ‘La Verdad’. Son la medallista olímpica Laura Gil (por Paco Lastra), la ciclista Gloria Rodríguez (por José Otón), la futbolista internacional Eva Navarro (por César García), el cirujano pediátrico Óscar Girón (por Javier Pérez Parra), el traumatólogo infantil César Salcedo (por Víctor Rodríguez), el investigador Marcos Egea (por José José Alberto González), el joven médico Carlos Bravo (por Fuensanta Carreres), la escritora María Teresa Cervantes (por Manuel Madrid), los creadores plásticos Cristóbal Gabarrón (por Pedro Soler) y Eduardo Balanza (por Mara Mira), el escritor Diego Sánchez Aguilar (por José Belmonte), Second (por Jam Albarracín), el dibujante Salvador Espín (por Rosa Martínez), la torera Conchi Ríos (por Paco Ojados), la empresaria Esther Gómez (por Julián Mollejo), a título póstumo José Manuel Claver (por Manuel Buitrago), Miguel Gil y Ángel Gil (por Daniel Vidal), Ángel Pérez Ruzafa (por Miguel Ángel Ruiz), el sacerdote Joaquín Sánchez (por Antonio Botías) y la poeta Dionisia García, autora de uno de los poemas más hermosos publicados este año, ‘Desde el ahora’.
Dicen sus versos: «No sé si, al otro lado, podré ver vuestros rostros, / tan hermosos y tibios cuando entráis en la casa. / Los unos con los otros avenidos. / Algo hemos hecho bien para que ocurra. / Lamento, a estas alturas, que ya no pueda un día / compartir con vosotros el té con yerbabuena de los jueves, / mientras con las palabras nos vamos entendiendo. / Inquieta, sin embargo, ese incierto después, / por lo desconocido, tras el aliento último. / Si la Luz nos ampara, seremos por su gracia. / Buscadme donde esté para que os vea».
Antonio Arco

Eduardo Balanza
Artista
Carlos Bravo Pérez
Licenciado en Medicina
María Teresa Cervantes
Poetisa
José Manuel Claver
Expresidente Scrats
Marcos Egea
Investigador
Salvador Espín
Dibujante
Cristóbal Gabarrón
Pintor y escultor
Dionisia García
Poetisa
Laura Gil
Jugadora de baloncesto
Ángel y Miguel Gil
Directores de Bodegas Juan Gil
Óscar Girón
Cirujano
Esther Gómez
Propietaria de Frutas Esther
Eva María Navarro
Jugadora de fútbol
Ángel Pérez Ruzafa
Catedrático de Ecología
Conchi Ríos
Torera
Gloria Rodríguez
Ciclista
César Salcedo
Médico
Diego Sánchez
Profesor de Literatura
Joaquín Sánchez
Sacerdote
Second
Grupo de pop/rock